Tener las escrituras de un inmueble te hará el dueño legal del mismo. Son el único documento que te brindará seguridad jurídica sobre la propiedad de ese bien inmueble. Al estar firmado por un notario público, se señalan las obligaciones y derechos que adquiriste al hacerte o deshacerte del terreno, su construcción, etc.

Las escrituras legitiman el contrato privado que realizaste al comprar el inmueble. Incluyen las dimensiones, metros cuadrados con construcción, bajo qué régimen fue adquirido y el nombre del propietario, única persona con la facultad de vender la propiedad.

Sin embargo, no es ahí en donde debes terminar tu trámite, es tan solo la primera parte. Es necesario hacer la inscripción de las mismas al el Registro Público de la Propiedad para lo cual necesitas de un notario público que expida una reproducción de las escrituras.

El RPP te legitimará como propietario y señalará si esta tiene hipotecas pendientes, gravámenes, si está embargada o cualquier otra cuestión sobre su situación que debas saber. Información que también es muy importante tener clara porque comprar un inmueble es una inversión que debes cuidar, incluso cuando el proceso de escrituración sea largo y con varios trámites.

Por eso es necesario contar con notarios de confianza, como los liderados por el Lic. Ramón Mendoza Silva. Nosotros podemos ayudarte con todo lo relacionado con la escrituración de tu casa, negocio o cualquier otro inmueble. Solo llámanos y coméntanos tu situación.